Cabriola: un blog literario donde cabrás tú. Hace tiempo, alguien me dijo que no es tan importante leer más, sino leer mejor. De esta idea nace este blog, que querría invitar a leer libros clásicos o menos conocidos, entrando dentro de ellos, con lápiz y papel, subrayando, haciendo una lectura actual, dando de nuevo vida a sus personajes, o a su mundo, leyendo y releyendo. Si os animáis, ¡escribidme!

domingo, 30 de marzo de 2014

Deshilvanando misterios con David Torres (Todos los buenos soldados)


El pasado mes de febrero, en el club de lectura que dirige el escritor y amigo Ronaldo Menéndez, contamos con la presencia de David Torres, autor de la perspicaz novela que habíamos elegido para ese mes, Todos los buenos soldados. El diálogo con él, así como su novela o su arte de escribir, fue como deshilvanar lentamente y con gusto un misterio.

La conversación se inició poniendo una primera etiqueta a la novela: híbrido entre novela negra e histórica. Que no policial, matizó David, pues en la novela negra el crimen es una excusa. Torres se definió como un escritor de jazz que no planea sus novelas, sino que deja que éstas le vayan sorprendiendo. ¿Y qué es lo que más ha sorprendido a David de esta novela? El personaje de Adela, que en un principio era plano. No desvelaré nada de este enigmático personaje, pero sorprendido él y muy sorprendidos nosotros.

David continuó definiendo su escritura como un acto "platónico", como si escribir fuera descubrir, cincelar la novela que ya existe en el mundo de las ideas. No, la trama no me interesa tanto, afirmó Torres. De hecho esta novela nació del reto de su amigo el escritor Fernando Marías de convertir al mítico humorista español Gila en detective en la guerra de Sidi Ifni (1957-1958), tomando el dato histórico de su visita a las tropas aquellas navidades junto a la actriz Carmen Sevilla. Un escritor como David que combina la tradición de una adjetivación exacta con un humor y una ironía certera, sin duda era idóneo para sacarle jugo a esta historia. Él no lo vio tan claro al principio. Sin embargo, leyendo la autobiografía de Gila, encontró aquella afirmación del humorista de "a mí me fusilaron mal", y la máquina echó a andar.

Así, con la excusa de convertir a Gila en Sherlock Holmes,  David Torres ha concebido una novela intrigante, con un escenario, Ifni, que tiene diversos sabores, a western, a drogas, prostitución, homosexualidad. De lectura muy amena pero con un poso que invita a reflexionar. Los personajes aparecen todos muy bien trazados -y con perfiles diversos-, pero a diferencia de Adela, que permanece durante toda la novela, el resto son como ráfagas de viento que nos bosquejan Ifni, nos la narran desde su perspectiva múltiple. La misma Ifni es un personaje, silencioso, árido y cegador, como el flexo de un interrogatorio, testigo de una derrota. En esto, aunque menos adjetivada, me recuerda a Mararía de Rafael Arozarena, donde la isla y sus paisajes van cercando a todos los personajes, y en especial a la Mararía. Que el paisaje en sí viva, eche su aliento, da también a la novela un poco el sabor de leyenda. Aunque el verdadero asesino de la misma no es otro que la Guerra Civil, que tiene a todos como rehenes. La mentira. La ocultación. La propaganda. No hay ningún otro protagonista, salvo la guerra, ridícula y precaria. Y en esto, en tener un protagonista inaprensible, me recuerda a Las uvas de la ira de John Steinbeck, en que sólo al final te queda clara la complejidad e injusticia de la situación. Y ¿quiénes son sus víctimas?  Las más directas, “todos los buenos soldados", aquella  tropa invisible, vendida, engañada, entregada a Ifni.

Muchas gracias David por tu visita.